Destacada

Estaciones del amor

PARA INVIERNO

Hoy llega el gris
con su reparto de escarchas
y sus caricias de manos blancas
que erizan la piel.
Aprovecharán las noches
cómplices y le irán arrebatando
apresurados minutos a la luz,
que los días, como padres resignados,
perderán.
Latidos leves de verde vida
caminarán en letargo.
Pronto, ajustarán las botas,
flamearán las bufandas,
humeará de nuevo esa taza.
Pero la pasión inquieta
no se paraliza
y conseguirá abrigo íntimo...
Así, apretando los dientes,
corro hacia el refugio de un cuerpo
que niega los soplos fríos
y guarda nuevas tibiezas
para mi gélida ilusión.

Destacada

Cuentos de tranco corto

VUELO Y ATERRIZAJE

Le llegó como un rayo. Aunque le pareció una catarata. Intuyó que era por fin el excelso mensaje que le estaba destinado. ¿De dónde vendrá?, se preguntó para sus adentros afectado por el impacto. Se contestó que seguramente el egregio tema estaba por ahí en el Parnaso dando vueltas y como necesitaba manifestarse, buscó y buscó hasta que lo encontró a él. ¿O serán las generosas musas? ¿Acaso los poderosos dioses? Tal vez, como dice el famoso psicólogo, sea la escuela de la vida, con sus experiencias, alegrías, sufrimientos…
La Idea Genial, cansada de estar parada y abrumada por tantas dudas se fue rápidamente a buscar al poeta de acá a la vuelta. Que hace años que sueña. Que todavía llena canastos con papeles. Que hace años que espera, sin aguardar nada…


Destacada

Cuentos de tranco corto

CRIMEN DECONSTRUIDO

Como la palabra pasmarote no está incluida en el listado debido a que su uso ya no es habitual en ningún tipo de maltrato, la queja hecha por el afectado fue rechazada. Este, considerándose insatisfecho con la respuesta de la Justicia, consultó el diccionario cuidadosamente y descosió a puñaladas al ofensor. El atacante argumentó que la expresión no había sido utilizada para casos similares, motivo por el cual tuvo que ser exonerado.


Destacada

Cuentos de tranco corto

UN AMOR DE LUGARES COMUNES

Él quedó cautivado por su mirada y el pecho turgente. Avanzó con su sonrisa seductora y con el corazón en la mano. Ardió en deseos. Finalmente, comieron perdices. Al poco tiempo, le asaltó una duda. Un mar de dudas. Dominado por el monstruo de los celos se deslizó con sigilo. Cayó en una espiral de violencia. Luego de un mudo asombro, las lágrimas acudieron a sus ojos. Sumido en la tristeza, puso fin a sus días.


Destacada

Cuentos de tranco corto

POR LAS NUBES

Está flotando. Como si no tuviera peso. Esa sensación impulsa su deseo de estar todo el tiempo con ella. Pierde la noción de los minutos y las horas. Sus urgencias, como el hambre y la sed, no se hacen presentes. Pero eso no lo incomoda. No quiere pensar en otra cosa. Ella lo llena todo. La cámara de ingravidez en la que está entrenando y que le permitirá ser el viajero más joven en llegar al espacio.


Destacada

Cuentos de tranco corto

DESVENTAJAS DEL CONOCIMIENTO

Siempre aseguró que para mantener la independencia de criterio y la libertad de pensamiento, había que estar en la oposición. “Nuestra disciplina así lo exige, más allá de que la mayoría no lo cumpla”, afirmaba una y otra vez el estudioso de la filosofía política.
Nadie se sorprendió entonces cuando fueron censurados algunos de sus artículos periodísticos; luego, la publicación de un libro. Más tarde, la prohibición de reeditar todos sus anteriores. Finalmente, fue dejado sin cátedra universitaria.
Cuando cambió el gobierno, muchos creyeron que vendría la hora de su reivindicación, pero los nuevos políticos, para no traicionar las convicciones del pensador, lo encarcelaron sin más trámite.


Destacada

Cuentos de tranco corto

FANTÁSTICOS OFICIOS

Hay que conseguir una pata de serpiente, un diente de mosquito, una lágrima de un hincha de Deportivo Invicto, un billete de mil pesos de curso legal encontrado en un pantalón luego de haber sido lavado. Todo bien machacado y mezclado en una vieja cacerola en desuso. El resultado es infalible… Es la secreta pócima ideada por el famoso médium, adivino, profeta y orientador Len Pou, personaje principal de mi última novela. No esperen que yo les diga para qué sirve la fórmula. Soy escritor. Se me permite la mentira, no el engaño.


Destacada

Cuentos de tranco corto

NO SEA CÓMPLICE

Usted ya intuye quién es el culpable. Casi no tiene dudas. El guionista ha escondido algunos datos intentando confundirlo. El personaje principal, que sabemos tiene que desentrañar el entuerto, también ha desconfiado de lo obvio, aunque no ha podido hacer otra cosa que cumplir con su trabajo y ha saltado de pista falsa en pista falsa. El responsable del crimen aprovecha la oportunidad e intenta escaparse. ¿Qué espera entonces para avisarle al protagonista? ¿Por qué deja que se dilate tanto el desentramado del enredo? Recuerde que no puede el infractor salirse con la suya. Finalmente, alguien se anticipa y le dice al director, quien con rapidez y cierta eficacia cierra la historia.


Destacada

Estaciones del amor

PARA OTOÑO

Este marzo ha empezado a despedirse
con el silbo de un leve viento.
Un equinoccio somnoliento jugueteará
con las hojas que, como profetizó Jacques,
caerán y caerán,
una tras otra.
El frío va reclamando sin apuros su viejo lugar,
mientras cruje mi corazón y se vuelve amarillo.
¿Podrá salvarse en esta lenta tarde
mi alma sorprendida sin abrigo
con solo el amparo de este oro sin valor?
Ojalá esta caprichosa brisa
confunda mis dudas
con esas hojas sin rumbo,
ojalá vengan al rescate
tu sonrisa primera
y la tibieza de tu mirar.


Destacada

Cuentos de tranco corto

CALLADO GRITO DE LA PLUMA

“Don Ricardo, no debió usted arriesgarse tanto con esos comentarios”, le recrimina el poeta Calí a Tudela.
“Dejalo en paz”, le dice Ramponi haciendo referencia a que él también tuvo algunos problemas por lo que escribió. “Además, vos te olvidaste de pagar unos cuantos asados…”.
Draghi los mira mientras le insiste a Cúneo en que hay que estudiar agronomía. “Es lo que necesita este desierto”, afirma.
Sola González, Carlos Levy y Fernando Lorenzo hablan de vinos, mientras Bufano repite su romance al viñedo y algunos otros escuchan con atención.
De pronto, la mano arrugada coloca con dificultad y fuera de lugar el gastado ejemplar de Iverna Codina en uno de los estantes.
“Cuidado”, susurra uno de ellos. “Hagamos silencio… A lo mejor esta vuelta no hay que esperar tanto para que el próximo sea alguno de nosotros”.
(Conversaciones escuchadas en una biblioteca popular).


Destacada

Cuentos de tranco corto

PALABRA SE APAGA

No pudo interesar a nadie. Por más entrevistas que le hicieron. Por más que la transformaron por unos días en noticia. Desde un principio supo que el motivo de la atención era sólo su prolongada edad. Más de cien. Pero más allá de eso, no apareció después nadie que mostrara interés. En estos días, no hay tiempo para estas cosas, se dijo para sí como justificación.
El joven de impecable guardapolvo blanco le pregunta cuántos años tiene, mientras llena una planilla. Ella duda si contestar en su idioma. Ahora sabe que los recorridos de la luna que le quedan son escasos. Esos con los que siempre contó el paso de las jornadas y que marcaban las tareas importantes. Inmediatamente la invade la necesidad de encontrar alguna frase que pueda expresar lo que está sintiendo, que pueda reflejar con solemnidad la despedida que se avecina. Algunas palabras tal vez dichas por su madre o su abuelo, de quien recuerda su tarea de guía y consejero. Pero no halla ninguna. La debilidad es mayor que ese dolor persistente. Es la última hablante de su lengua y se terminará yendo en silencio.


Destacada

Cuentos de tranco corto

CUALQUIER PARECIDO…

Las promesas electorales son tan descabelladas, tan ilógicas, tan imposibles de cumplir que están siendo utilizadas como argumento por el mejor cine de ficción de los últimos tiempos y por las sagas y series de las plataformas más vistas. El éxito es tal que los políticos han comenzado a demandar a los guionistas por los derechos de autor. Rápidamente, los partidos ya han empezado a abrir cuentas en el extranjero y los ciudadanos a organizar marchas para reclamar por esos fondos que consideran un derecho por daños y perjuicios. La justicia se ha declarado competente, pero habrá que esperar hasta la próxima temporada para conocer algún dictamen al respecto.


Destacada

Cuentos de tranco corto

AUTOESPOILER

—¿Hoy vamos a seguir viendo la serie esa de los policías corruptos?
—No, hay una nueva de Bélgica. Un asesino serial que escucha voces que le ordenan matar.
—Es lo mismo de la película yanqui, esa del caníbal.
—Esta es distinta, porque lo que oye es real, pero los crímenes no, porque son sueños.
—Maldito, me la estás contando toda…
—Pero cualquiera se da cuenta, porque el detective que él imagina que investiga los supuestos asesinatos sabe que el tipo no es esquizofrénico sino maníaco depresivo y que todo es un inofensivo juego de la mente.
—Mirá lo que se te dé la gana; mejor me voy a dormir.
Al pasar, toma el control remoto con intención de arrojarlo contra la pantalla apagada. Se detiene y piensa. Estar solo y con esta pandemia no le ha hecho nada bien…


Destacada

Cuentos de tranco corto

LA REALIDAD SUPERADA

No voy a referirme a las eternas colas que se hacen en los bancos o en las salas de los centros de salud o en hospitales. Ni siquiera mencionaré las esperas interminables a las que nos someten las líneas telefónicas rotativas, donde hay que soportar  además esas metálicas vocecitas burlonas.  Tampoco esos insufribles trámites y papeleos en las laberínticas reparticiones públicas. No. Voy a contarles una historia en donde se ponen realmente a prueba la paciencia y la tranquilidad, que todavía algunos afirman son virtudes. También la resignación, agregarán otros con razón. Sí, sigan ahí y verán que vale la pena. Continúen leyendo. No pierdan el interés… Den vuelta la página… Ya viene el próximo capítulo… Aguarden la segunda parte… En el siguiente libro tendrán todo el misterio develado… No desesperen… Ya se acerca…


Destacada

Cuentos de tranco corto

POSTERGADA DEFINICIÓN

Las apuestas la favorecen diez a uno. Ha ganado varias competencias seguidas: contra los galgos, los caballos y los camellos. Su fama ha crecido más allá de las geografías y de las épocas. Su proverbial paciencia le ha permitido esperar el momento propicio para el triunfo pendiente. Ya no habrá lugar para debates y refutaciones. La tortuga no necesitará más del cálculo infinitesimal y ahora podrá terminar de una buena vez la famosa carrera. Gracias a los avances de la biotecnología, sus cuatro patas potenciadas sobre campos de hipogravedad le aseguran la victoria frente a Aquiles.


Destacada

Cuentos de tranco corto

MATEMÁTICA Y POESÍA

No dan las cuentas, viejo. No dan las cuentas. Sabés la cantidad de gente que asegura haber estado con el Armando. Sí, con Tejada Gómez. El compadre era todo un cultor de la charla cuyana y siempre estaba predispuesto para el encuentro. Pero no te dan los números. Si sumás a todas las personas que afirman haber pasado horas y horas conversando y tomando con él, no alcanzaría el tiempo ni tampoco el vino. Y no lo digo sólo yo. Me lo dijo el propio poeta, una tarde de verano en el barcito ese de la calle Amigorena…


Destacada

Cuentos de tranco corto

FILOSOFÍA EN LA SILLA

—¿Vamos? —preguntó Lemos.

—Veremos —dijo Ramos.

—¿Qué es lo que veremos, señor Ramos? —interrogó Lemos.

—Si vamos, señor Lemos —contestó Ramos.

—¿Entonces, veremos si vamos, señor Ramos? —inquirió Lemos.

—No, vamos a ver si veremos, señor Lemos  —afirmó Ramos.

Mientras, Vamos y Veremos volverán a perder el tren que hace décadas que no pasa.


Destacada

Cuentos de tranco corto

ASÍS Y FRANCISCO

Se llamaba Giovanni y vivió en Asissi. Nunca fue bueno con los pecadores ni con los animales. Las plantas y las flores le fueron indiferentes. No escribió ningún libro y jamás leyó las Escrituras. Siguió la tradición familiar y se dedicó a comerciar telas con las que terminó haciendo una buena fortuna, lo que le permitió vivir muchos años cómodamente. Afirman que en una ocasión, volviendo a su pueblo, se cruzó con un perdido caminante a quien, viendo casi desnudo y rodeado de bestias, le dejó la última prenda que llevaba en su carro y que no había podido vender. El agradecido sólo le preguntó cómo se llamaba. Desde ese día, la gente del lugar no volvió a ver al acomodado mercader.

Destacada

Cuentos de tranco corto

EL QUE HEREDÓ DE SU MADRE

Esta vez ha tomado un poco de más, y se lo hago notar. Para no sentir tanto los golpes, me ha contestado murmurando. El balanceo y el embotamiento no le impiden pensar, ya que al pucho me propone: “Y si salimos a chupar otro día que no sea el sábado por la noche”. Lo miro casi con ternura mientras termina la idea: “Es que mi mujer se levanta religiosamente muy temprano todos los domingos… Para hacer pastas, sabés…”.


Destacada

Cuentos de tranco corto

El desamparo y la ley

Son todos unos chorros… En especial el Dr. Mependepez. Si pudiera lo retaría a duelo… El mencionado doctor, diputado él, levantó el guante y aceptó públicamente el desafío. Como está prohibido, el camarista tuvo que solicitar al Congreso la autorización y el desafuero. Para tal fin, le dieron utilidad a la historia del país, rescatando casos y argumentos relacionados con el tema. Concedidos los pedidos únicamente con ese motivo, se preparó la ceremonia. Padrinos, armas, la estancia prestada de un amigo común de los duelistas, el amanecer de un futuro recordado día. La puntería o la suerte jugaron a favor del legislador, quien vio así lavado su nombre. Ya nadie más se atrevería a llamarlo ladrón. En la primera sesión de la cámara a la que asistió, presentó un proyecto de ley, que hoy lleva su nombre, por el cual se le pudieron confiscar todos los bienes al derrotado.


Destacada

Cuentos de tranco corto

Otra confirmación

La discusión había sido intensa a través de los siglos. Pero un buen día, los científicos dejaron atrás a filósofos y religiosos. La máquina que iba a permitir comunicarse con Dios estaba terminada. El Elegido, un valiente que había leído todas las Escrituras, resultó seleccionado por los minúsculos ordenadores que marcaban desde hace muchos años los caminos a seguir. Adán Adán, tal el nombre que se dio el pionero, fue dejado a solas vestido con una larga túnica blanca en el Magno Altar: un enorme espejo gelatinoso, un ergonómico asiento, miles de fibras flotantes que emitían una tenue luz natural y, para acompañar la tensión de la espera, una botella de la espirituosa bebida preferida del afortunado.

Luego de leves trompetas, y de acuerdo a lo previsto, el reflejo comienza a transfigurarse… Suaves cantos corales completan la escena… Está llegando el Gran Momento… Los minutos pasan y pasan… El Elegido continúa viendo su propia cara.


Destacada

Cuentos de tranco corto

HOY YA NADIE ESCUCHA

La casa es vieja y está apartada del pueblo. Golpean la puerta. Él la ha visto y la ha reconocido. Ella vuelve a golpear. Él sigue sin atender. Ella insiste. En ese lugar, los antiguos aseguran que si uno no abre o contesta, pasa de largo. “Me voy —dice La Que No Perdona—, vuelvo después. Por aquí cerca hay otro. Ese creo que no es sordo”.


Destacada

«Ya va a ver esa»

Comparto el segundo premio en cuento obtenido en el Concurso «Marta Bustos», de Junín.


Una buena piña se va a comer. Ya va a ver esa que dice llamarse profesora. Me va a tener que escuchar. Qué se habrá creído. Ponerle un colorado en el trimestre al nene. Mi hijo se la pasa estudiando todo el día. Yo lo controlo. Yo lo veo hacer el esfuerzo. Pero, para qué. Para que esta venga y me lo aplace. Se las va a tener que ver conmigo. Pasá rápido vos, no ves que estoy apurada. Ya me va a escuchar esa. Cuando llegue se va a armar. De dónde salió toda esta gente que viene molestando por la vereda. A ver si se corren. Seguramente no tienen nada que hacer. La dire dijo en una de las reuniones a las que fui y en la que estaba esa que dice llamarse profesora, que los padres tenían que interesarse por el desenvolvimiento de sus hijos. Sí, eso dijo, desenvolvimiento. Y dijo también que a ella le gustaba la comunicación. No, la organización. Sí, se veía muy organizada. Porque tenía todo anotado. Porque se sabía los nombres y apellidos de las madres que también habían ido a aquella reunión a la que fue esa. Y que le gustaba resolver los inconvenientes entre todos. Porque todos eran parte de esa comunidad. Sí, eso dijo. De la comunidad. Mirá a este otro. Movete. Para qué tenés ese autazo si vas a andar como en bicicleta. Así que ya va a ver esa. Y nada de comunicación. Una buena torta se va a comer. La dire se ve buena mina, pero con ella no es la cosa. Es con la otra. Y se la pienso poner. Porque estas no entienden lo que una sacrifica para que un hijo vaya a la escuela. Para que después lo terminen despreciando. Porque me di cuenta que al nene no me lo quieren. No me lo entienden. Y sobre todo esa, que viene y me lo aplaza. El nene me dijo que había estudiado para la prueba importante. Y que había hecho todos los trabajos. Algunos no los había terminado muy bien. Pero en lugar de decirle mirá este no está completo, no, viene y se los bocha. No le da una oportunidad. Y encima viene y dice que además no atiende mucho en clase. Claro, por eso no rinde bien, dijo. Eso fue en la reunión en donde nos hicieron ir para quejarse de los pendejos. Pero entonces yo no sabía que me lo había aplazado, porque si no seguro se comía la piña ahí mismo. Además me dijo que era medio contestador. Yo sé que por ahí no te pone muy buena cara cuando vos le decís algo que no le gusta o le pedís que haga algo cuando no está haciendo nada. Pero no te contesta. Te mira medio fiero, nomás. O sea que no es cierto que sea contestador. Encima media mentirosa la cosa esa. Una buena piña se va a comer cuando llegue. La voy a cruzar de una. Así sin avisar. Me tengo que apurar porque es mucho lo que me queda por planchar. Se va a tener que dar cuenta por qué cuando la emboque, porque mucho no le voy a poder hablar. Y no es la única. Pero con las otras ya voy a ver cómo hago. A lo mejor de esas hablo con la dire, que se ve que escucha. Que le gustaba tener todo organizado, creo que dijo. Tener todo bajo control, seguro que dijo. Para que se entendiera. Pero lo único que tienen que entender es que no me lo pueden aplazar así al nene. Y es esa. Esa vieja es la que menos me lo quiere. Aunque no se ve tan vieja. Seguro le falta un buen cariño. Ya debe estar por empezar el recreo así la puedo cruzar en el pasillo o en la sala de profes. Le tengo preparadas un par de cosas para decirle, por si no se da cuenta por qué le pego.
Marta llega a la puerta de la preceptoría y ve el cartel en grandes letras negras sobre fondo blanco que le dice: “Para quienes quieran golpear a las profesoras de Matemática, Lengua y Física – Lunes, miércoles y viernes de 10 a 12 hs.”
Parada con la boca abierta piensa “era organizada la dire, nomás”. Pero ahora, lo que más bronca le da es que va a tener que volver al otro día.

Destacada

Preocupación poética

 
No debe existir rivalidad,					
me recuerdo cada vez que escribo,				
entre la belleza y la verdad,					
materiales que no siempre recibo.				

Uno busca y aparece el motivo:					
risas, llantos, fortuna, adversidad.				
Molesta el momento en que percibo				
si esa disputa irá por la mitad.					

Entonces me pregunto cuál primero,				
y aparece la belleza y reclama:					
¡Mi lugar no debe ser el postrero!				

La verdad me hace escuchar su proclama:			
¡Quiero estar también en el sendero!				
Callo y aguardo que brille mi llama.

Comparto el primer premio obtenido en poesía en el Concurso «Marta Bustos», de Junín. (Noviembre 2021)

Destacada

Cuentos de tranco corto

ANTIGUA AMENAZA

El Viejo de la Bolsa, cuando yo era niño, cargaba una enorme de arpillera en donde metía a los que encontraba en la siesta y se habían escapado para hacer travesuras. Dejaba congelado a quienes lo miraban a los ojos; tenía brazos muy largos y enormes manos. Ahora, esto ya no asusta a nadie. Cuando intento salir de casa y escapar un poco de mi mujer, ésta aprovecha y me encarga las compras. Esas que siempre se acuerda de hacer a último momento. Y los chicos me traen el recuerdo: “Mirá qué miedo, cómo arrastra los pies el viejo de la bolsa…”.


Destacada

Cuentos de tranco corto

«YA SE NOS FUE EL AÑO»

El caso está siendo evaluado por los expertos, como corresponde. Pero ya hay un consenso  bastante importante en la opinión pública, según las encuestas. En vista de la necesidad de indicar con mayor precisión el paso del tiempo y de los sucesos que en él encajan inevitablemente, es que el Dr. Sheldon Che ha propuesto la denominación de noviciembre para designar las últimas jornadas del onceno mes y las primeras del doceno. La medida, de implementarse, permitiría ubicar todo aquello que se hace tradicionalmente a fines de noviembre y a principios de diciembre en un espacio como de contención, y evitar así la insufrible frase con la que la gente proyecta su mente cuando se acercan las esperadas festividades. Aún no se ha fijado una cifra exacta, pero se especula que no pueden ser más de siete días por cada mes. Un detalle no menor es que la iniciativa cuenta con el apoyo del Ministerio del Buen Tiempo, recientemente creado.


Destacada

Cuentos de tranco corto

Confusión inclusiva

—Sí, somos nueves —contestaron a coro los estudiantos y las estudiantas, cuando la profesora de educación física les preguntó si era la primera vez que asistían a su clase. No hubo forma de convencerla de que los cuatro alumnos y las cinco alumnas venían de la charla de lenguaje inclusivo y de que no se estaban burlando de ella.


Destacada

Cuentos de tranco corto

Un vicio con leyenda

No quiso aceptar los parches de nicotina ni los medicamentos para bajar la ansiedad. El brujo Amahuil le había indicado, además, unas radiografías para confirmar el diagnóstico, que tampoco se realizó. Finalmente, hace unos días ha muerto el Ekeko, enfermo de cáncer de pulmón, atropellado por un camión repartidor de cigarrillos.


Destacada

Cuentos de tranco corto

IMPORTANTE PREOCUPACIÓN

La búsqueda comenzó rápidamente, aunque hubo que esperar que se admitiera su desaparición. Los primeros indicios llevaron a encontrar la venda. La mayoría dijo que esa ya la había perdido hace tiempo. Luego, hallaron la balanza. La gente tampoco se sorprendió: también hacía rato que faltaba. Lo último que rescataron fue la espada. Los comentarios volvieron a coincidir: ahora sólo le queda la túnica. La Suprema Justicia, de todas formas, sigue sin aparecer. Esa rara estatua articulada de más de 2.500 años. Joya histórica encontrada hace muy poco en una isla griega. Robada cuando todavía no habían elegido sala en ese museo para exponerla.


Destacada

Cuentos de tranco corto

MATT NO SE ATREVIÓ

Marge se terminará yendo con Flanders, quien aceptará vivir con las hermanas Patty y Selma. Carl, Lenny y Barnie se disputarán entonces el favor de Homero. Los tres hijos quedarán al cuidado del director Skinner, quien combatirá su soledad luego de la muerte de su madre. Milhouse perderá el miedo y con una ametralladora coreana matará a la mayoría de sus compañeros escolares y maestros, para luego fracasar en su suicidio. El indigente Cleto terminará haciéndose la vasectomía, pero su mujer continuará pariendo. El alcalde Diamante caerá abatido a causa de una bala perdida del comisario Gorgory; el hijo del Gordo Tony se postulará para el cargo vacante y ganará las elecciones limpiamente. El indio Apu se convertirá al cristianismo, luego de cerrar su tienda, y transformará la iglesia del reverendo Alegría en un negocio más próspero. Poco tiempo después llegará a ser juez. La planta nuclear será reemplazada por un moderno parque eólico; el viudo Smithers dejará de usar saco y corbata y dilapidará la herencia pagando los caprichos de su nueva pareja: el padre de Nelson. El jardinero Willie será nombrado primer presidente de la República de Escocia. El payaso Krusty, ya jubilado, escribirá sin éxito guiones para un programa radial de autoayuda. Peter Frampton y Maluma suspenderán su concierto conjunto en Springfield por la paz mundial, debido a amenazas de ataques terroristas. El bar de Moe sigue siendo el bar de Moe. No te pueden cerrar el bar de la esquina…

Destacada

Cuentos de tranco corto

DELEZNABLES FOTOGRAMAS

La última película estrenada durante el Magnum Festival expone un caso de corrupción en el más alto nivel del gobierno. Está basada en un hecho real y su intención es poner al desnudo las debilidades de quienes ostentan el poder. La misma ha ganado el gran premio, obteniendo además todas las nominaciones, hecho sin precedentes en la importante muestra. El particular resultado llama la atención y es el comentario generalizado, más allá de que sotto voce todos aseguran que hubo arreglo.


Destacada

Cuentos de tranco corto

CADA MAESTRITO

Le va a faltar brasa a ese asado, me dijo con aire canchero apenas me vio en el patio junto a la churrasquera. Cuando se acercó, pude doblarlo con un certero y profundo puntazo del cuchillo en el estómago; el trinchete que tenía en la mano izquierda me sirvió para pincharlo en la cara todavía sonriente en forma repetida; finalmente, el hacha de mano, muy bien afilada, me permitió separar sus miembros y cabeza con certeros y potentes golpes.

—No se preocupe suegro, le pongo unos palitos más y listo…

Destacada

Cuentos de tranco corto

FANTÁSTICO PERIPLO

Va repleto de niños. Pueden escucharse las risas y los gritos de sorpresa. Maravillas impactan en los ojos de los pequeños a través de los vidrios. Abundan las caritas de admiración y los dedos señalando cosas fabulosas. El vehículo recorre parajes sorprendentes, volando livianamente al cruzar las esquinas. De pronto, el ómnibus ha dejado de ser amarillo… Las ventanillas vuelven a tener forma rectangular… Las letras del frente y los costados cambian su redacción… Se esconden las alas debajo de la carrocería…

—Chicos, hemos llegado a la escuela —anuncia el conductor.

Destacada

Cuentos de tranco corto

LA MISMA VIEJA ILUSIÓN

Finalmente, han podido hallar un planeta habitable, similar al que hasta ahora nos sirve de hogar. Tiene atmósfera, agua, vida vegetal y animal. Allí podremos empezar de nuevo, tendremos una nueva oportunidad. Es intensamente azul y es el tercero de los que giran alrededor de un sol ubicado en el borde de una galaxia en forma de espiral.

Destacada

Cuentos de tranco corto

DESORDENADA HISTORIA

Ya son tantos los viajes en el tiempo que se están haciendo, que en el pasado hay una comisión encargada de reglamentarlos para ponerles límites. El coordinador de la misma ha dicho: “No puede ser que cada vez que modifican algo y vuelven a su presente y los resultados no les gustan, retornan para cambiar otra cosa. Y así cómo va uno a planificar el futuro”.


Destacada

Cuentos de tranco corto

CRÓNICAS de la MEMORIA II

Esa mañana, como tantas otras, se despertó bastante temprano. Había iniciado hace días su nueva etapa en la secundaria. Tenía que colaborar con su padre, policía retirado, en las cosas de la casa, debido a que su madre ya no estaba con ellos. Inocencia, como su abuela paterna, alcanzó a sentir las corridas y los golpes de las puertas del vehículo que arrancó ruidosamente. El tremendo impacto que destrozó la ventana de su pieza, que daba a la calle, la empujó contra el otro muro, detrás del cual dormían su hermano y su papá. Sobrevivirá físicamente, pero llevará siempre el testimonio del horror en su cara, que quedará desfigurada por las quemaduras de la deflagración y los vidrios. Sobre la pared, el aerosol todavía chorrea incompleto, en letras rojas, “Liberación o”.

Destacada

Cuentos de tranco corto

CRÓNICAS de la MEMORIA I

El hombre, envuelto en sus harapos y cubierto por barba y melena desprolija, advierte la presencia de los uniformados. Y aunque no lo intimidan, como ya casi nada, lo han obligado a prestarles atención: están revisando su carga. A ver usted, qué está haciendo con estos panfletos. Los estoy recogiendo, no ve. Pero, sabe lo que dicen. Para mí son basura. No sabe que está prohibido difundir este material. Para mí son basura. No se haga el tonto quiere, aquí está clarito lo que dicen. Soldado, suba a este agente subversivo al camión. Se resiste en silencio. El subteniente saca el arma y le apunta. No consigue que obedezca. Ambos cierran los ojos. Queda tirado ahí en el basural. Vamos, nadie reclamará por él. Lo encuentran, confundido entre los desperdicios. Es él, es él, seguro que es él. El Jacinto, sin documentos, analfabeto.

Destacada

Cuentos de tranco corto

EL ÚLTIMO RECUERDO

Tenía por fin la fórmula. Muchos años de laboratorio, mucha tarea de investigador. Pudo acomodar finalmente en su cabeza la secuencia correcta de neuropéptidos con ese anticuerpo monoclonal. La que tanto había buscado. El documento con todo su trabajo previo está en su computadora. Recordó cuál. Consigue abrirlo con el programa ese, el de la letra y la página en blanco. Esta lo sorprende: “contraseña para abrir el archivo”. Mira, piensa. No puede acordarse de la palabra clave. Las hojas del árbol del fondo de casa que dan a la ventana lo distraen. Lo plantó su padre una tarde de sábado apenas empezado el invierno. Vuelve a la pantalla. Frunce el ceño. Cierra el programa con sus demandas. No volverá a recordar que allí estaba la fórmula que debía completar. La fórmula para combatir el Alzheimer.

Destacada

Cuentos de tranco corto

EL ENIGMA DE PEGANA

Sus días están por terminar. Lo sabe y así se lo han confirmado los precisos diagnósticos de los médicos cibernéticos. Siguiendo la costumbre de milenios, intenta ordenar los sucesos de su vida que merezcan ser rescatados, evaluándolos desde el sentimiento y la utilidad. Espera sorprenderse con inesperados hechos que justifiquen su paso por este universo. Así, atropelladas imágenes van adquiriendo, poco a poco, formas más precisas. Por fin, los recuerdos hacen su piadosa contribución. Y se queda tranquilo. Ahora, sólo le resta el final.

La máquina prodigiosa, que únicamente puede activar quien inicia el irreversible viaje, está pensada para contestar una única pregunta, antes de acompañar el último aliento.

Decidido, mira sonriendo la palma de su mano izquierda aguardando sin apuro la respuesta:

—¿Estaba todo escrito aquí?

Destacada

Cuentos de tranco corto

CUESTIONADO ESTILISTO

Por fin parece que la Justicia funciona. Las demandas son tantas, basadas en la opinión abrumadora de los entendidos, que no les ha quedado más remedio a los tribunales que mover su pesada maquinaria. Monsieur Antonello, afamado vestidor de notables, líderes, celebridades y reputadas promesas, maltrata tanto las telas con las que hace sus diseños que ha sido procesado por violencia de género.

Destacada

Cuentos de tranco corto

PROHIBIDO FIJAR CARTELES

Un buen día las paredes se cansaron de que las pintaran, de que las enchastraran, de que las grafitearan, de que las afichearan, de que las proselitearan. Entonces comenzaron a cambiar frases y colores, provocando la confusión de políticos, vecinos, hinchas de fútbol, dueños de hipermercados, funcionarios municipales y enamorados.

Sin embargo, en uno de los más viejos muros podía leerse: “Analía, Roberto sí piensa en vos”.

Crea tu sitio web con WordPress.com
Comenzar